La metamorfosis del alma se gesta en tiempos de crisis y conmoción

semana metamorfosis

Toda la experiencia humana sucede en el interior del ser, buscar su plenitud afuera lo dejará solo y vacío.

Artículo original de Semana (ver publicación original)

Toda la humanidad, sea consciente o no, está buscando intensamente el equilibrio interior y la estabilidad; todos los habitantes del planeta estamos viviendo una especie de conmoción interior que nos está revolcando nuestro sistema de creencias y nuestra jerarquía de valores.

Como un mandato misterioso divino, pareciera que el mundo se detuvo y dejó de girar, quedamos todos paralizados, congelados en el tiempo, algunos llevaron sus manos a la cabeza intentando encontrar la respuesta en su intelecto y en la ciencia, otros en cambio, elevamos nuestros brazos al cielo clamando a nuestro Creador protección y bendición.

Cualquiera que haya sido su elección, su alma grita en su interior y sus gritos retumban en las paredes de su mente y de su corazón.

Empezó entonces por elección propia o porque la vida lo empujó a la brava, su viaje espiritual hacia la metamorfosis de su alma, la crisis y la conmoción, lo convirtieron en una frágil marioneta vulnerable e impotente, sin autonomía, perdiendo de un solo golpe la autogobernabilidad que en algún momento creyó tener para ser el capitán del barco de su vida.

Sintió entonces que navegaba a la deriva en alta mar, en un océano lleno de bichos que no veía, ni podía tocar o combatir, pero que rondaban al rededor y debajo de su barca.

Llegó la noche oscura del alma y esta vez nos llegó a todos a la vez, arrebatándonos nuestras seguridades materiales y emocionales, si se sentía seguro pues tenía una cuenta de ahorros para cualquier imprevisto, esta no le daba el resguardo ni la protección a su vida; si tenía su seguridad emocional puesta en sus relaciones afectivas, estas tampoco lo pudieron salvaguardar pues no podía tocarlas ni abrazarlas, tampoco aferrarse a ellas para atravesar el túnel de terror que inevitablemente debía cruzar, irónicamente en soledad y distancia de quienes lo abrazarían en caso de emergencia y fragilidad.

¿Cuál es entonces el propósito espiritual y de su existencia en medio de un mundo que pareciera un balón de fútbol pateado de un lado al otro por gigantes desconocidos y violentos?

¿Cómo lograr un equilibrio cuando quizás se siente dando vueltas y vueltas dentro de una licuadora que no para y le tritura la vida?

Mi consejo es que diga como Mafalda:

“¡Paren el mundo que me quiero bajar!”

Imagine por un instante que el mundo se detiene y si no es así entonces decida usted mismo detener su propio mundo, pause absolutamente toda actividad física y mental y pare simplemente, deténgase y pare…

Pregúntese en un poderoso diálogo interior:

¿Cómo puedo “resetear” mi vida? ¿Toda mi existencia?

Revise su vida en la última semana, el último mes, el último año y la última década. Elija todo aquel equipaje emocional y material que venía arrastrando, escarbe profundamente en su interior y encuentre el diamante de su alma, para que pueda comenzar a pulirlo como se pule una piedra preciosa.

Su libertad será real cuando suelte todo el peso que no necesita.

Rompa de una vez por todas cualquier círculo de dolor que haya mantenido encadenada su alma, apegos materiales y emocionales, barreras internas que no lo dejan encontrar su lugar en el mundo, condicionantes ocultos que lo paralizan y no lo dejan convertir su vida en una llena de sentido. Suelte, suelte, suelte y siga soltando pues la vida le había dado saberes, personas y cosas, que cuando las sintió suyas, se fueron para enseñarle que nada ni a nadie posee.

Entonces, ahora cuando usted decide parar la centrífuga en la que se le estaba licuando la vida, cuando usted experimenta una pausa elegida y reflexiva, podrá comprender que la sagrada metamorfosis de su alma se gesta en tiempos de crisis y conmoción…

Mi píldora para el alma de esta semana:

Evoco el pensamiento de William Shakespeare:

“En nuestros locos intentos renunciamos a lo que somos, por lo que esperamos ser”

¿Quién es usted? ¿Quién ha venido siendo? ¿En quién se quiere convertir? La respuesta profundamente sentida, lo dirigirá en la dirección correcta y dará inicio a su más poderoso y profundo viaje hacia su despertar espiritual…

Mi píldora para esta semana:

En momentos de vulnerabilidad y desolación, recuerde que la desesperación es un sufrimiento vacío. Apele a la poderosa fuerza de su espíritu como vacuna contra la pérdida de sentido y la devastación emocional. Síganme en todas mis redes sociales como: @paulalopezescritora

Paula López Espinosa
Escritora de literatura espiritual
Penguin Random House

paula lopez fotoicfcolombia

Conecta con Paula: @paulalopezescritora
Obtén el libro: Tu alma, una joya para pulir

liston espacio publicitario

CONTACTA CON PAULA
Información: +57 320 4450162

boton consultapersonal  boton libros  boton casadepaz