COACHING EMPRESARIAL: LA OTRA CARA DE LA MONEDA

coaching empresarial jorge hernan mejia icf blog
Como coaches, es altamente probable que nos sintamos convencidos de que el coaching es una disciplina que tiene que funcionar en las organizaciones. Sea que llevemos a cabo procesos de coaching ejecutivo, grupal o cualquier otra forma de coaching empresarial, confiamos en que el resultado de los mismos siempre será satisfactorio o por lo menos agregará valor de algún modo a la compañía. 
 
Sin embargo, la triste realidad es que no siempre es así. Por supuesto, si quienes se encargan de adelantar los procesos no son coaches profesionales, certificados por escuelas reconocidas, experimentados, y ojalá credencializados, es muy probable que desde el comienzo se presenten falencias que conduzcan a resultados muy diferentes a los esperados por las partes. Pero aún en manos de coaches profesionales, los procesos de coaching pueden terminar mal si el ambiente laboral es adverso, si no hay claridad en cuanto a los objetivos del proceso mismo o si las personas que conforman los distintos niveles en la organización operan como "palos en la rueda" que entorpecen y quitan velocidad a las dinámicas de crecimiento indispensables para que la empresa evolucione.
 
Lo esencial - y también lo obvio - es que las compañías están compuestas de personas. Unas que trazan las políticas, otras que toman las decisiones, otras que ejecutan y que muchas veces llevan a cabo las tareas operativas que sostienen la base del engranaje empresarial. Y como personas, son seres humanos complejos, que afectan el desarrollo de los procesos y por supuesto su resultado. Así que tenemos que abordar con claridad las causas humanas que pueden llevar al fracaso al coaching empresarial para evitar desgastes innecesarios. Entre otras cosas, porque aunque estemos convencidos de las bondades de nuestra profesión, no hay recetas infalibles, y así como no siempre una determinada patología clínica se resuelve con un determinado especialista sino con otro - o con varios -, de manera análoga el coaching no es una fórmula mágica para resolver nudos críticos en el mundo corporativo.

Escrito por:

Jorge Hernán Mejía
ICF Colombia

  • pauta inferior abril2021